Los alumnos de segundo de educación primaria por fin pudieron quedarse a dormir el viernes en el cole.

Era algo que tenían pendiente y que las profes habían prometido, desde su graduación de infantil trastocada por la pandemia. Por la tarde hubo juegos, cena y peli con palomitas, luego a "dormir" todos juntos y por la mañana paseo en pijama por el cole para desayunar, luego recoger, asearse y a esperar a los papás jugando en el patio. Fue una bonita jornada.